Democrazy

Días pesados de reflexión han sido estos últimos, reflexiones sobre el gobierno, la democracia y la libertad. En menos de 30 días he podido observar en acción a los sistemas de administración del poder de los tres países que más influencia tienen en mi vida: México, Estados Unidos y China. Tres situaciones políticas aparentemente muy distintas; por un lado, Barack Obama continuará en el poder en EU; por el otro, Peña Nieto y el PRI retoman el control de México; y, en un tercer escenario, Xi Jinping será el nuevo emperador de la dinastía del Partido Comunista Chino. ¿Qué situación es la más deseable? Ninguna, pues en realidad no son tan diferentes entre si como podría parecer. En los tres casos lo que predomina es la corrupción, el robo y la violación de los derechos de los ciudadanos, unos lo hacen legitimo mediante la democracia y otros mediante el crecimiento económico.

Peña-Obama

Frecuentemente existe la crítica al sistema político chino por no basarse en principios democráticos, por no realizar elecciones, como si la democracia en si misma significase necesariamente algo bueno. Sin embargo, si algo me queda claro después de vivir en China es que la gente en su mayoría no tiene tan mala idea del Partido Comunista Chino, por el contrario, da la impresión que aún con elecciones la gente les elegiría. Varias son las razones para esto pero no pienso abordarlas en este modesto artículo, de cualquier manera, bastaría en buena medida con leerse el libro “el miedo a la libertad” de Erich Fromm para darse una buena idea.

Chinese democracy

Lo que en verdad me ocupa es desmentir todo ese aparato propagandístico que se ha formado en torno a la democracia, especialmente desde las élites a las que dicho sistema supuestamente limita. Ya hace unos cuantos ayeres, gente como Platón y Aristóteles se dieron cuenta que semejante sistema como la democracia no podría llevar a la sociedad a nada bueno, con todo y eso, miles de años después, todavía se sigue promoviendo dicho sistema como la panacea del mundo, cuando es más bien el verdadero mal del mundo.

El principio fundamental de la democracia es erróneo, y, para poder explicarlo, lo dividiré en los tres principales problemas a mi parecer, estos son: 1) la dictadura de las mayorías 2) el empoderamiento de los imbéciles 3) la prostitución de la política.

  1. La dictadura de las mayorías

Si hay alguien a quien se le ha dado crédito como el padre de la democracia moderna, ese es sin duda el filosofo británico John Locke. El señor Locke fue de los primeros que se atrevió a cuestionar el mandato divino que predominaba entre los monarcas de su época y, afirmó, que el poder real emanaba de la gente. De acuerdo con él, las personas forman gobiernos para proteger sus derechos, los cuales son intrínsecos e inalienables, estos son: el derecho a la vida, el derecho a la libertad y el derecho a la propiedad; todo perfecto hasta aquí.

Sin embargo, de este bello ideal de este liberal clásico, lo que devino fue un sistema de gobierno que más bien ocasiona lo contrario; que atenta contra la vida, contra la libertad y contra la propiedad de las personas. Esto es en buena medida causado por la dictadura de las mayorías o, como diría el peje, “por lo que decide la voluntad del pueblo”

Es precisamente el señor López Obrador alguien útil para explicar lo anterior, pues cada vez que la prensa le preguntaba durante su campaña, su opinión sobre temas como la legalización del matrimonio entre homosexuales, el muy populista peje siempre respondía: “haré un referéndum para que sea el pueblo quien decida”. Cualquiera que tenga cierto sentido común se dará cuenta que en un país ampliamente católico y, donde ser “muy macho” es importante, las personas jamás aprobarían semejante referéndum, ¿dónde está aquello de la libertad entonces? ¿Por qué otras personas pueden decidir si yo puedo casarme con un gay, un perro, un árbol o lo que sea? Nada que yo haga y que no dañe la vida, la libertad o la propiedad de otra persona debería estar prohibido, nada!

panda.jpgAhora, hagamos un ejercicio mental, supongamos que todo el mundo fuera solamente un país y se organizaran elecciones, ¿a alguien le queda duda que tendríamos un presidente del mundo asiático? Como mayoritarios que serían seguramente pasarían leyes que privilegiarían su posición, e incluso su idioma, de tal suerte que eventualmente muchos de los idiomas no asiáticos serían considerados “dialectos” (me suena a un caso conocido, no sé a ustedes). También, al ser los asiáticos mayoría y pobres generalmente, seguramente dirigirían el presupuesto del mundo para mejorar sus propias condiciones de vida, substrayendo dinero de todos los demás, adiós respeto a la propiedad.

democrazy

Hay una lógica terriblemente estúpida en pensar que algo es correcto solamente porque los que lo dicen son más, es por decirlo en términos vulgares, la lógica de los cholos, el que tenga el montón más grande tiene la razón y, además, el derecho de imponer su razón a todos los demás.

2) El empoderamiento de los imbéciles

Peña presidente

Aquí estamos ante el problema más evidente para los mexicanos en estos días, pero con esto no me refiero exclusivamente a que quienes llegan al gobierno sean imbéciles, me refiero también en buena medida a las personas que les eligen, que adquieren el poder de elegir, al menos en teoría, a quien les va a representar. Antes de seguir dejaré que Platón me ayude un poco a desarrollar este argumento:

“La masa popular (hoi polloi) es asimilable por naturaleza a un animal esclavo de sus pasiones y sus intereses pasajeros, sensible a la adulación, sin constancia en sus amores y odios; confiarle el poder es aceptar la tiranía de un ser incapaz de la menor reflexión y rigor;”

“Cuando la masa designa sus magistrados, lo hace en función de unas competencias que cree haber observado -cualidades oratorias en particular- e infiere de ello la capacidad política;”

“En cuanto a las pretendidas discusiones en la Asamblea, no son más que disputas que oponen opiniones subjetivas inconsistentes, cuyas contradicciones y lagunas traducen su insuficiencia.”

La democracia es ingobernable. Su desorden conduce a la tiranía y fomenta la inmoralidad de cada uno. La argumentación que sostiene esta refutación plantea un problema político capital: el de la relación entre el Saber y el Poder.”

No hay que olvidar que Platón realizó su crítica tiempo después de haber presenciado como su maestro Sócrates, fue sentenciado a muerte por los tribunales del gobierno democrático de Atenas, por cometer el crimen de ser impopular, de causarle envidia a los demás. Platón y su discípulo Aristóteles no eran demócratas, pero lo que si proponían era una república gobernada por las leyes y no por los caprichos de las mayorías, que ambos entendían como incapaces de gobernar con justicia.

Pensamiento Pena Nieto¿Es acaso nuestro flamante nuevo presidente el mexicano mejor capacitado para gobernar México? ¿Lo era el peje o la chepa? ¿Lo fue en su tiempo alguno de todos los presidentes que hemos tenido? a mi me da que ninguno o casi ninguno (hay algunos milagros de vez en cuando), y sin embargo ahí están y ahí estarán en el futuro. Porque contrario a las populares frases de “los políticos no nos representan” los políticos si que nos representan, incluso podría decir que nos representan demasiado bien, o al menos representan a la mayoría, que como ya vimos es lo que importa en la democracia. Los políticos nos representan de manera tan perfecta que el candidato que ganó parece una obra de arte de la mercadotecnia, un producto hecho perfecto para que los consumidores mexicanos lo compren. Si tuviera una empresa sin duda contrataría al que diseño el personaje de Peña Nieto para que promocionara mis productos, seguro que nos volvíamos multinacional en un pin pam.

El tipo en cuestión esta casado con una celebridad de las telenovelas, y dichas telenovelas son sin duda una de las principales fuentes de la ideología mexicana moderna, basta con ver el florecimiento entre los bebes de nombres provenientes de telenovelas para saber que hoy en día no hay algo más influyente en México que ellas, incluso más que el fútbol. Igualmente es un tipo cuya incultura se evidenció en repetidas ocasiones, pero eso no importa en un país donde la mayoría no ha leído un libro en su vida. La gente vota por uno “porque es pobre, como nosotros” por otra “porque es mujer, como nosotras” y por el otro “porque es un imbécil, como nosotros” tal cual.

after vote

No en vano nos dice en sus chistes Facundo Cabral que su tio solo le tenía miedo a los pendejos, porque son tantos que eligen hasta el presidente. Preciosidad de video haha:

Los propios estudios científicos más allá de la ciencia política han demostrado que las personas muy difícilmente elegirán a alguien cuyo nivel intelectual sea mucho mayor al suyo, simplemente no logran conectarse con alguien que es demasiado inteligente para ellos, por ende, el gobernante en democracia normalmente no será mucho más inteligente o culto que las masas a quienes gobierna, con lo cual, una masa estúpida básicamente le da el poder a un líder estúpido, el empoderamiento de los imbéciles en su esencia.

Aquí un artículo sobre las decisiones de las masas:

http://news.yahoo.com/people-arent-smart-enough-democracy-flourish-scientists-185601411.html

Interesante es también el caso de Slavoj Žižek, un filósofo esloveno que fue candidato para presidente de Eslovenia y a quien públicamente sus rivales calificaron como ¡más inteligente que ellos! aun así que creen, no ganó…

3) La prostitución de la política

El efecto final del sistema político de la democracia es de hecho la destrucción de la política misma, algo que ha venido sucediendo de manera progresiva desde hace mucho tiempo. La izquierda, la derecha, los socialistas, los liberales; en democracia todos se convierten en la misma cosa, todos prostituyen su supuesta ideología con tal de ganar votos. Ya no se trata de proponer lo que uno cree es lo mejor para la sociedad desde el muy particular punto de vista de cada de uno, ya sólo se trata de decir y hacer lo que las masas quieren escuchar para así ganar popularidad, sin importar que tan estúpidas o infactibles sean esas políticas.

Al respecto, podemos ver diversos ejemplos en casi todas las democracias del mundo. En Europa por ejemplo, a pesar de que unos partidos se llamen social-demócratas, otros socialistas, otros cristianos o lo que sea; en realidad, en una gran medida lo único que hay son partidos social-demócratas, lo cual aquí no pienso juzgar como positivo o negativo per se, pero es un hecho que en Europa, seas de la creencia política que seas y, aunque observes un colapso fiscal inminente, tienes que apoyar en buena medida al estado de bienestar si es que quieres ganar la elección. No se culpa al político que creó todos las políticas que endeudaron al país, al que se crucifica es al que las quiera quitar, luego entonces, por más incosteable que pueda resultar una política determinada, nadie querrá cargar con el castigo electoral de cancelarla. Es por lo anterior que las medidas de austeridad en la mayoría de los casos no se aplican sino hasta que el país se encuentra hundido en un mar de deudas impagables. Un buen ejemplo de ello es el Reino Unido, que con una deuda de más del 80% de su PIB y un incremento anual de la misma de más del 3%, continua y probablemente continuará endeudándose hasta que no sea posible hacerlo más y el país caiga en crisis.

Aquí un gráfico del gasto gubernamental del Reino Unido:

UKExpenditure.svg

Otro ejemplo notable es el de Estados Unidos, donde el excepcionalismo americano y la geopolítica derivada del mismo dominan totalmente el ambiente político. Aunque los que padecen más gravemente esta bizarra doctrina son los republicanos, ciertamente los demócratas no se pueden dar el lujo de evadir estas actitudes si es que quieren ganar elecciones. Por ello, los debates sobre el que hacer con Iran cobran mucha mayor importancia en las plataformas electorales de los partidos que el que hacer con México, Canada o Sudamérica, debates que en un sistema donde privara la lógica y la política no se prostituyera, serían mucho más importantes. A final de cuentas, exaltar el nacionalismo brinda mucha popularidad y, que mejor manera de hacerlo que mostrar cuan incivilizado y tiránico es otro país al que hay que darle una lección.

democracy come to you

El caso de México es de lo más patético que se pueda observar en cuanto a prostitución política. Existen tres partidos importantes, PAN, PRI y PRD; el primero supuestamente es de derecha, el segundo no se sabe y el tercero según eso de izquierda. No hay sin embargo gran diferencia en lo que suelen proponer los tres partidos, si juzgáramos sus propuestas parecería que los tres fueran partidos social-demócratas, ¿por qué? pues obviamente porque lo que la gente quiere escuchar es que el gobierno le va a solucionar la vida, le va a sacar de pobre y hasta le va a hacer feliz. Por eso Peña Nieto, Ernesto Cordero, Josefina Vazquez Mota y Andrés Manuel López Obrador hablaron todos de estado de bienestar, de pensiones, de becas, de subsidios, etc. Ya hace seis años Felipe Calderón mismo afirmó que rebasaría al peje por la izquierda, pues sabía de los beneficios electorales de tal afirmación. En el gobierno, Calderón subió impuestos y otorgó numerosas dádivas sociales, gran derechista resultó. Derecha, izquierda, todo da igual con tal de ganar votos, por eso, hay que prometer lo que la gente quiere escuchar y comprar a la gente con regalitos, para que sigan votando por tu partido. En esta elección se quejó el peje de que el PRI compró los votos, cuando en realidad, la gran mayoría de los votos de todos los partidos son comprados, a base de promesas falsas o incosteables; cuatro millones de empleos en 6 semanas y trenes bala decía el Peje…

En un análisis de las causas de la decadencia de la democracia de la antigua Grecia, el profesor escocés Alexander Tyler afirmó:

La democracia es por su propia naturaleza temporal, simplemente no puede existir como una forma permanente de gobierno”

“La democracia puede existir y continuar hasta que los votantes descubren que pueden votarse para ellos mismos, generosos regalos del tesoro público, que a su vez es llenado de robarle su dinero a otros y endeudarse”


“Desde ese momento, la mayoría siempre votará por el candidato que prometa los mayores beneficios provenientes del tesoro público, lo que resulta que al final toda democracia colapsará debido a su política fiscal imprudente, la cual es seguida casi siempre por una dictadura”.

Con ello podemos ver que, a diferencia de lo que podría parecer, el problema de México no es tener demasiados partidos, sino más bien, tener solamente uno, la gran coalición de partidos populistas, nombre que obviamente me invité yo, pero que engloba a todos estos partidos que sólo dicen y prometen lo que la gente quiere escuchar, sin importar si es lo mejor para el país o si es siquiera lo que en realidad creen que es lo mejor para el país. Lo importante es aferrarse al poder, ganar votos, succionar dinero de los ciudadanos y parasitar por el mayor tiempo posible.

Peña santa

Alguno que otro político con algo de vergüenza habla con la verdad en ocasiones. Winston Churchill se hizo famoso por sus discursos en momentos desesperados, pero el que a mí me parece más llamativo fue el que ofreció ante la cámara de los comunes en 1940. En dicho discurso, Churchill mencionó “no tengo nada que ofrecer salvo sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor”, no salió, como los políticos generalmente lo hacen, a decir que él lo solucionaría todo, que descifraría lo indescifrable y lograría lo imposible. Por el momento histórico tan peculiar en el que se encontraba su país, su discurso no sólo fue bien recibido, sino que de hecho pasaría a la historia como uno de los mejores. Hoy en día sin embargo, quisiera ver la reacción de las masas ante un político que les hablara con la verdad, que les hiciera pocas y moderadas promesas de campaña y les hablara de los difíciles tiempos que se avecinan, estaría inmediatamente en el desempleo por ser demasiado honesto para ser político. Por ello, es lógico que no puede haber políticos honestos, eso no es lo que la gente quiere, la gente quiere escuchar patrañas de un político que les solucionará la existencia, no verdades que les hagan ver lo mucho que tendrán que trabajar y esforzarse para poder mejorar sus vidas.

Las políticas públicas pueden ser o no ser populares, pero ese no debe ser el parámetro que defina las políticas que se aplican y las que no, sí en cambio lo es, caemos en una situación de ineficiencia y, probablemente, incluso de injusticia, porque hay que recordar que el hecho de que 1000 roben u opriman a uno, no quita el hecho de que se está cometiendo un atropello contra los derechos de una persona. Por eso y muchas otras razones, yo “voto” contra la democracia.

Lo que necesitamos es ser gobernados por leyes y no por hombres, leyes que se basen en como dijo Locke: “el respeto a la vida, la libertad y la propiedad de los demás”, o más fácil como dijo Benito Juarez: “el respeto al derecho ajeno”. Con ello no importaría quien gobernase, pues fuere quien fuere, estaría obligado a someterse a dichas leyes, las cuales no podría bajo ninguna circunstancia modificar, pues de ellas deriva todo orden social eficiente. Si a eso agregamos la destrucción del esquema de estados-nación en unidades administrativas más reducidas y lógicas; se lograría no sólo una administración pública más eficiente, sino que además, nos libraríamos de la carga de tener que someternos a los caprichos de un gobernante todopoderoso, o peor, de una imberbe masa humana que legitima al dichoso gobernante por una tarjeta de 100 pesos.

VHA

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s