La falacia del “noble” colectivismo chino

Colectivismo puede sonar a cantos de sirena para muchos, especialmente para los de izquierda, y aunque me tomaré el tiempo para escribir un artículo al respecto de lo que tradicionalmente se conoce como colectivismo, este no es el caso, no es un artículo sobre economía. El colectivismo y el individualismo a los que me refiero en este artículo son más bien en términos socioculturales, no tanto económicos, aunque eso no quita que exista cierta relación entre ambos.

Existe una concepción sumamente común en China, y también en otros países que se caracterizan por tener una mentalidad colectivista, de creer que dicha mentalidad es sin lugar a dudas más civilizada y “noble”. Por ello los chinos consideran que ellos son menos egoístas y que les importa más el prójimo, que aquellas personas de países cuya mentalidad esta basada en el individuo, esto como explicaré más adelante, es básicamente una falacia.

Primero que nada, veamos quien es quien en términos de colectivismo:

Altamente Colectivistas Medianamente Colectivistas Individualistas
China México Estados Unidos
Corea del Sur España Alemania
Japón Italia Reino Unido
India L. America Australia

Como se puede observar, el colectivismo evolucionó con mayor fuerza en los países asiáticos; mientras que el individualismo tuvo su apogeo entre las sociedades de origen germánico; las sociedades de origen latino por su parte, desarrollaron características mixtas que algunos autores como Francis Fukuyama definirían más bien como colectivistas.

Los países individualistas tienden a dar mayor importancia en los derechos individuales y la privacidad. Las personas en estas sociedades tienden a tener una imagen a veces exagerada de sus propias habilidades y su propia importancia como individuos. Por su parte, en los países colectivistas se suele dar mayor importancia a la armonía y a la responsabilidad dentro del grupo. Las personas de estas sociedades tienden a tener poca confianza en sus propias habilidades y se sienten poco importantes fuera del grupo. Esto es, a muy grandes rasgos.

Esta es una tabla que encontré en internet, mas o menos resume las características de ambas sociedades aunque hay que tomarle con algo de criterio.

Ya en el anterior artículo hablé un poco de la influencia del confucianismo en la conformación de la mentalidad colectivista de los chinos. En esta ocasión, me gustaría contrastar esa visión confuciana con la visión que se originó en Europa, primordialmente a partir de la época griega clásica. Para ello y sin entrar mucho en detalles, podemos decir que:

La filosofía occidental tiene como sus exponentes mas influyentes a Sócrates y Platón, quienes en buena medida fundaron la mentalidad individualista occidental, la misma que más tarde sería adoptada de forma más intensa por las sociedades de origen germánico. Algunas de las cosas que nos enseña Platón en sus diálogos son: buscar la verdad, perseguir el conocimiento, ser independiente y anteponer la ética individual por encima de las nociones colectivas si es necesario. Todo esto lo representa Platón a través de su personaje favorito, su maestro Sócrates, quien incluso fue ejecutado en su búsqueda de la verdad y la virtud.

Por su parte, la filosofía oriental tiene como su exponente más importante a Confucio, el principal responsable de la conformación de la mentalidad colectivista en China y en otros países asiáticos. Algunas de las cosas que nos enseña Confucio en sus analectos son: respetar las tradiciones, vivir humildemente, comportarse con buenos modales y cuidar la armonía dentro del grupo. Por ello, para Confucio, la realización del individuo y su búsqueda del conocimiento sólo puede alcanzarse dentro del grupo; hay que aprender del maestro y respetarle, pues la armonía es más importante que el lograr conocimiento nuevo, que el ser un pionero.

Las anteriores lineas de pensamiento definirían en buena medida la evolución tanto de las sociedades occidentales como de las orientales, aunque es importante mencionar que dicha evolución no ha sucedido de forma uniforme, pues en ambos casos existieron siempre ideologías que intentaron llevar a ambas sociedades hacia el otro lado. En el caso del mundo occidental se trato del cristianismo, una ideología fuertemente colectivista; mientras en el caso del mundo oriental se trató primordialmente del taoísmo, una ideología con un fuerte sentido individualista.

El cristianismo rompió la tradición griega clásica y llevó a Europa a la Edad Media, una época en la que la armonía social, el orden jerárquico y el respeto a las creencias colectivas se volvió más importante que las iniciativas o ideas personales, una sociedad colectivista en toda regla. Por su parte, el taoísmo, que surgió de manera mas o menos simultanea al confucianismo, no logró volverse nunca mayoritario, pero si logró un importante numero de seguidores los cuales entendieron la idea taoísta que afirma: “la felicidad individual es la base de una buena sociedad”. Eventualmente Europa recobró su tradición clásica y ambas civilizaciones continuaron con su evolución hasta la época actual.

Es importante apuntar que la razón de la existencia de todo colectivismo, de toda civilización y de todo lo que se conoce como cultura humana, es la fragilidad biológica del hombre; o lo que es lo mismo, el hecho de que todos somos sumamente débiles y frágiles comparados con las fuerzas naturales a las que nos enfrentamos, ese es el origen del miedo a la soledad. Es por ello que, la religión y el nacionalismo, así como cualquier otra costumbre o creencia, por más que sean absurdas o degradantes, siempre que logren unir al individuo con los demás, constituyen refugios contra lo que el hombre teme con mayor intensidad: el aislamiento. Estar aislado significa ser débil, estar indefenso frente al mundo que nos rodea, entonces, netamente por instinto de supervivencia, el hombre buscará evitar estar solo a toda costa.

Este es el verdadero origen del colectivismo, no ninguna de las ideas romanticistas y nacionalistas que muchos chinos me dicen con frecuencia, cosas como: “aquí nos preocupamos sinceramente por los demás” o “en nuestra cultura somos naturalmente humildes”, no, nada de eso. Lo que realmente se observa en la cultura china es que generalmente las personas harán el bien a otras si consideran que hacerlo les puede traer beneficios futuros, si no es así, lo más probable es que no se molesten. ¿A qué tipo de personas conviene ayudarles? Es muy obvio; a la familia, a los amigos y conocidos, y a los superiores; si se pertenece a alguno de esos tres grupos es muy posible recibir apoyo y fraternidad, sino no. Este es un proceso tan asimilado que ya ni siquiera se piensa como tal, pero muy en el fondo de la mente de la mayoría de los chinos, cada que un extraño requiere ayuda, existe generalmente la reflexión: “¿para que le ayudo si ni le conozco? el no me ayudará cuando yo lo necesite”.

Por lo anterior es que se dan casos como el que sucedió con un joven extranjero este año. El joven en cuestión, tras salir de un McDonalds con comida para llevar, decidió compartir su comida con una anciana desposeida que se encontraba sobre la banqueta, sentandose además a charlar con ella. Dicha acción fue capturada en varias fotografías y el joven se convirtió en la sensación de los medios de comunicación y las redes sociales. Comentarios comunes en las redes sociales hacían referencia al hecho de que los chinos deberían aprender a comportarse de esa manera, ¿pues no que muy colectivistas? ¿Donde quedo aquello de preocuparse sinceramente por los demás? para hacer más irónica la situación, he de agregar que el joven era estadounidense, un país calificado por muchos como el más individualista del mundo, y por ende, repleto de personas egoístas, o quizá no tanto…

Aqui una nota al respecto: http://www.chinasmack.com/2012/pictures/young-american-shares-fries-chats-with-old-chinese-beggar.html

Existen a muy groso modo 4 escalas en las cuales se puede determinar un colectivo: la familia, los amigos/conocidos, la sociedad/nación, y la humanidad/mundo. La sociedad china es una sociedad colectivista que no se basa para nada en la totalidad de la humanidad para determinar su colectivo, es decir, es colectiva dentro de un círculo muy acotado que varía dependiendo de la circunstancia. Generalmente su actuar colectivo se lleva a cabo únicamente en los dos primeros niveles. Sin embargo, los chinos pueden ser fraternos con otros chinos desconocidos, aunque casi solamente cuando se encuentran en el extranjero, cuando se sienten amenazados por un ambiente ajeno y sienten la necesidad de unirse a sus similares para hacerse más fuertes. Dentro de China, la fraternidad entre extraños es tan escasa o incluso más escasa que en otras partes del mundo.

Creo sin duda que el caso más dramático en el cual quedó en evidencia lo falso de la tan aclamada superioridad moral del colectivismo chino, fue un video muy cruel que dio la vuelta al mundo. El video en cuestión muestra a una niña china de dos años siendo golpeada por un vehículo, el cual la deja tendida sobre el suelo donde es posteriormente ignorada por 18 transeúntes y atropellada por un segundo vehículo, finalmente la niña recibió ayuda y fue llevada al hospital, donde finalmente moriría horas después. No se a ustedes pero a mi no me parece una sociedad que “se preocupa sinceramente por los demás”.

Aqui pueden echar un vistazo a la noticia y el video: http://www.telegraph.co.uk/news/newsvideo/8830893/Passers-by-ignore-injured-child-in-China.html

Resulta evidente que la ideología del colectivismo aplicada de manera selectiva no es mas que una forma tolerada de discriminación grupal, ésta deviene en buena medida en actitudes hacia el prójimo aún peores que si se tratase simplemente de individualismo. En la ideología individualista, las personas tienen poca disposición hacia la fraternidad, pero cuando la tienen es mucho más abierta a la totalidad de los individuos, siendo además más sincera, pues no se dirige únicamente al grupo que provee a la persona de compañía y protección. Un sociedad colectivista sólo puede ser más civilizada y “noble” si el colectivo lo conforman la totalidad de los seres humanos, sino, únicamente se trata de un club, de una asociación a la cual se pertenece por puro interés.

Sin duda existe una escasez muy grande de fraternidad en el mundo, pero por supuesto no estoy de acuerdo con las posturas que sugieren que el gobierno debe forzar a las personas a ser fraternas, las personas deben evolucionar por si mismas para respetarse y apreciarse más unas a otras, sólo así será un cambio autentico y deseable. Del mismo modo, sólo cuando exista la fraternidad entre extraños es que se podrá decir que existe una mentalidad colectivista autentica, antes no.

VHA

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s